Alentejo Hoje

EDIÇÃO DIÁRIA

Madrid, mucho que descubrir todavía

Ya que lo castizo y popular se impone en esta turné, que qué mejor opción que alojarse en una de sus tradicionales y clásicas pensiones.

29 Outubro 2019

Madrid es un lugar al que para venir en cualquier ocasión no hace falta otro motivo que tener tiempo. Las razones están en la misma ciudad y tendrán para elegir en cualquiera de sus visitas, porque nunca se acaba de conocer. Tanto si es por negocios, trabajo, familia con o sin niños; cultura, turismo, exposiciones, eventos, y un sinfín de excusas, que no podrá decir que no sabe a qué venir. Solo pasear por sus calles y barrios castizos ya merece la pena; y como dice el refrán, de allí al cielo. Y si hay que ir al cielo después de visitarla, mejor con algo en el estómago.  Y que mejor que visitar y disfrutar de los mejores lugares para tomar el aperitivo en Madrid. Porque la capital de España también destaca por su tradición y lugares castizos, su profesionalidad y originalidad en las famosas y conocidas tapas. Y este es una de las mejores y más agradables actividades que pueden realizarse y que en ocasiones quedan ocultas o se ignoran, por otras que, la verdad sea dicha, no pueden perderse, como visitar sus museos, monumentos, asistir a sus espectáculos, y cualquiera de esa lista, que es interminable. Pero vivir la ciudad, la calle, es algo que deben probar en su próxima visita a Madrid.

Y quizás, ya que lo castizo y popular se impone en esta turné, que qué mejor opción que alojarse en una de sus tradicionales y clásicas pensiones. Aquellas que por la década de los setenta tuvieron su momento de mayor crecimiento, y casi todas situadas en el centro de la ciudad, en lugares envidiables por su ubicación. Eran las casas de huéspedes, pensiones y hostales regentadas por personas llegadas de todas partes de España a fin de dar cobertura a una cada vez más creciente demanda de servicios hoteleros debido al imparable crecimiento de la capital. La enorme inmigración de provincias en busca de trabajo o de simples oportunidades económicas y profesionales, disparó la demanda de alojamientos en una ciudad que no había experimentado aún el boom del turismo que prefería la costa, el típico sol y playa.  Madrid era principalmente un lugar de paso y algo de turismo extranjero. Estos establecimientos se especializaron en acoger al huésped fijo, el de alojamiento estable como una segunda residencia y que terminaba siendo como de la familia, y el trabajador de diario y que los fines de semana volvía a su pueblo.

Estos establecimientos tienen el encanto de lo tradicional y están situados en lo más céntrico de la capital. Sus precios son económicos en comparación con los establecimientos hoteleros tradicionales, y merece la pena probarlos en su próxima visita. Cuando comiencen a preparar su viaje a Madrid, entren en Expedia.es y busquen su pensión. Seguro que cerca, muy cerca, de su destino hay una. Disfruten de ella porque repetirán y lo aconsejarán. 

Opinião dos nossos leitores

Dê-nos a sua opinião

Incorrecto
NOTA: As opiniões sobre as notícias não serão publicadas imediatamente, ficarão pendentes de validação por parte de um administrador.

NORMAS DE USO

1. Deverá manter uma linguagem respeitadora, evitando conteúdo malicioso, abusivo e obsceno.

2. www.alentejohoje.com reserva-se ao direito de eliminar e editar os comentários.

3. As opiniões publicadas neste espaço correspondem à opinião dos leitores e não ao www.alentejohoje.com

4. Ao enviar uma mensagem o utilizador aceita as normas de utilização.